FUI LO QUE VIVÍ: SÓNAR 2017

Sónar es el festival internacional de música avanzada más importante del mundo, por lo que es siempre altamente enriquecedor de una forma u otra. Allí me planté con la expectativa de descubrir artistas nuevos, y eso fue lo que hice. Así ocurrió y así os lo cuento.

Viernes día.

Estrené esta edición del festival catalán con el nuevo proyecto de Aitor Etxebarria , más conocido como El_Txef_a. Siete músicos ponían banda sonora al documental Markak, el cual hace homenaje al bombardeo germano sobre la ciudad de Gernika hace 80 años.

 

Se podía apreciar un entretenido conjunto de música contemporánea, folk, algo de experimental, emotividad y pinceladas electrónicas. Si bien esta iniciativa es un importante paso artístico de Aitor, a mi entender, faltaba algo de rodaje entre ellos por sacar algún “pero”.

https://soundcloud.com/el_txef_a

 

Lcc fueron las siguientes protagonistas. Este grupo compuesto por dos asturianas, que ya estuvieron hace unos años y que tuvieron muy buena crítica, regresaron este año con un nuevo disco ¨Bastet¨ y con las geniales visuales a cargo de Pedro Maia. Nos ofrecieron música experimental con largos desarrollos que en un primer momento me resultó aburrida, pero dándole oportunidad, acabó por no dejarme ir.

http://lascasicasiotone.com/

 

Asistí también al espectáculo de  Fat Freddy´s Drop, banda afincada en Nueva Zelanda compuesta por 7 músicos. Dub, soul, ritmos house bailongos y divertidos refrescaron al entregado público.

http://www.fatfreddysdrop.com/

 

Unos de los platos fuertes del dia fue Clark. A su espectáculo sonoro le acompañaban 2 bailarinas que generaban movimientos arrítmicos acompasados y que visualmente resultaban muy interesantes. Mucha expectación para ver a este inglés con su nuevo disco, que no defraudó. El tema con el que descubrí a este fiera, Winter Linn, se hizo de rogar apareciendo ya en penúltimo lugar.

https://soundcloud.com/throttleclark

 

Sábado día.

Comencé el día viendo a Nico Muhly. Este músico y multi-instrumentista americano ha colaborado con artistas como Björk o Antony And The Johnsons. Su show, con básicamente un piano y un violonchelo, no estaba pensado para oídos profanos en la materia.

http://nicomuhly.com/

 

Al comenzar la tarde, fue el turno para Telmo Trenor, artista donostiarra que esta ocasión desarrolló un dj set con sus inquietudes musicales, hip hop, smooth beats, etc… Set fresco y muy adecuado para la hora de su actuación en Sónar Village.

https://telmotrenor.bandcamp.com/

 

Algo más tarde, Joe Goddard saltaba a la palestra. Siendo uno de los artistas que claramente quería disfrutar en la jornada del sábado, he de decir que quedé algo decepcionado con lo que el alma de Hot Chip nos ofreció. Sencillamente para mi gusto personal, no terminó de gestionar bien el live que un evento como Sónar merece. No así su vocal, que con sus interpretaciones, alto despliegue de feeling  y entrega en cada tema, sí estuvo a la altura de mis expectativas.

http://www.joe-goddard.com/

 

Mi curiosidad me llevó después a rondar la actuación de Matmos. Me inquietaba saber lo que estos dos americanos eran capaces de hacer con los sonidos generados con una lavadora a base de golpes. Puede resultar un poco absurdo, pero si investigamos un poco acerca de este poco usual grupo, descubrimos que en 2001 tuvieron reconocimiento internacional por su álbum ¨A chance to cut is a chance to cure¨. Este trabajo se realizó con los sonidos exclusivos generados en un quirófano.  Gracias a esta excentricidad consiguieron llamar la atención de la islandesa Björk con la que posteriormente colaboraron en dos de sus álbumes.

http://vague-terrain.com/

 

Bien entrada la tarde, pude disfrutar de un dj set technoide muy interesante a cargo de la madrina del minimal wave, Veronica Vasicka. La neoyorquina transformó su cara más electrónica en sonidos más minimalistas, compactos y energéticos.

https://soundcloud.com/minimalwave

 

Nosaj Thing + Daito Manabe fueron unos de los protagonistas del dia. Respectivamente, productor americano y creador de visuales japonés que fueron la combinación perfecta para ofrecer un show interactivo como no había visto antes.

Daito estuvo en 2014 en Sónar con su anterior y multipremiado trabajo y Jason Chung (Nosaj Thing) inició su andadura musical en el mundo del hip hop, colaborando con piezas como Kendrick Lamar o Chance the rapper.

Todo un ESPECTÁCULO (con mayúsculas) provisto de drones, imágenes 360 a tiempo real, ritmos partidos, ruidismo cuantizado en sinergia para el deleite del personal. Sólo algo que lamentar en este gran despliegue: unos importunísimos problemas técnicos que pararon el show en un par de ocasiones.

http://nosajthing.com/

http://www.daito.ws/

 

Para terminar entregué mis oídos a una atrevida y elegante fusión entre ritmos electrónicos, percusión pop y melodía vocal brillante que ofrecía  Sohn. Quedé gratamente sorprendido por lo bien que desarrollaron estos 3 elementos. Con su tema ¨Conrad¨ de su último Long Play, el público se deshizo en bailes y literalmente se creó una atmosfera realmente especial donde se produjo una evidente sinergia con la banda. ¡¡Especial ¡¡

http://sohnmusic.com/

 

Acabé con ese regusto que deja el buen hacer y el saber que uno ha tomado la decisión correcta. Apostar por Sónar es una apuesta segura, un valor en alza. Desde mi humilde experiencia, siempre recomiendo este festival como un mundo a explorar con la mente abierta y la escucha atenta.